jueves, 12 de octubre de 2017

Derecho Canónico de 1983: Antes y Después.


Derecho Canónico de 1983: Antes y Después.                    

Pocos conocen o tienen conciencia de los cambios sustanciales que se  originaron en la organización centenaria de la Iglesia Católica con  el nuevo derecho Canónico promulgado por Juan Pablo II, en relación, o contradicción, con el Concilio Vaticano II.

Fueron consultándose a los obispos cada canon, uno a uno,  a ver que admitían o modificaban. Parece ser que la mayoría fue podando del antiguo Derecho todo aquello que les molestaba, que dificultaba su placido gobierno.

El cariz y consecuencias del nuevo Derecho Canónico de 1983, son a mi parecer, catastróficos. He ahí algunas de las modificaciones mas destacadas:

Párrocos:
En el anterior Derecho previas oposiciones el clero conseguía en "propiedad" y de forma vitalicia la parroquia a la que había justamente aspirado.

Al concepto "propiedad" se le pueden encontrar ciertos inconvenientes. No es verdad el párroco así nombrado se sentía unido a la Parroquia como si fuera su esposa, concepto que también se aplicaba a los obispos en relación  sus diócesis...




En el de 1983: Desaparecen todo tipo de oposiciones, el concepto de "propiedad" y el vitalicio. El párroco será nombrado a dedo por el obispo quien en su omnipotencia obviará los teóricos  cánones que pretenden defender a los párrocos. No los tendrá en cuenta, en general ni los conocerá. Cuando un servidor respondí a Mons. Carles que yo debía obedecerle conforme a la "obediencia canónica", su ignorancia le hizo responder: "¿Y qué es la obediencia canónica?"...

Arciprestes:
Antes de 1983 las parroquias importantes cabezas de comarca etc. etc. tenían asignada la condición de Arciprestal.

El presbítero que había aspirado a regentar tal parroquia previas las oposiciones y obtenida la parroquia arciprestal era arcipreste sin votación posterior alguna.

El arcipreste conocía sus deberes en relación sobre todo a la atención y defensa del clero del arzobispado.

Después de 1983: Los arciprestes son elegidos sin más por el clero y diáconos con cargo en el arciprestazgo. De su elección, aparentemente democrática, nacerá un poder nuevo que procurará por todos los medios posibles mantenerse.



El arcipreste, a partir de 1983, tendrá que conseguir que se le vote. Asegurado el número de votos, cosa fácil, podrá actuar libremente como sea... Es verdad que el obispo ante la terna de los más votados teóricamente podrá elegir el tercero, de hecho no lo hará...

Canónigos:
Antes de 1983 cundo fallecía algún canónigo se convocaban oposiciones a trabes de grandes convocatorias que solían remitirse a todas las catedrales de España y a las mas importotes de América.

Cualquier sacerdote podía aspirar a la Canonjía. Un madrileño podía aspirar ser canónico de la Catedral de Barcelona lo que ayudaba a cierta unidad, concordia, relación entre todo el clero...

Para ser "alguien", entonces, antes de 1983, no se necesitaba ser obispo, los canónigos eran figuras importantes, eran cargos vitalicios, y conjuntamente eran los administradores  de la Catedral.

 Los obispos cuando querían actuar a las bravas,  los canónigos tenían la opción de acudir al Tribunal Eclesiástico y en varias ocasiones se daba la razón a los canónigos.

Después de 1983: Los canónigos son nombrados a dedo por el obispo, sin oposición alguna. Pierden la calidad de vitalicios. A partir de los 75 años tendrán voz pero no voto.

 En la actualidad comparando los nombramientos de canónigos por cada obispo, como si fueran placas geológicas distintas, puede distinguirse en los nombramientos el valor y talla del obispo que los ha nombrado.  Su chofer, sus traductores etc. etc.

Tribunal Eclesiástico:
 Antes de 1983 los jueces diocesanos, una vez confirmados o nombraos por el nuevo obispo, eran vitalicios, podían escuchar y atender las demandas del clero y de los mismos fieles.

Después de 1983 los jueces diocesanos pierden el derecho de vitalicio, son nombrados a dedo por el obispo, por periodos de uno, dos, tres o cuatro años, como máximo, sin derecho alguno a reelección...

 El nuevo juez diocesano casi  sólo puede atender asuntos matrimoniales. No puede aceptar queja alguna contra el obispo aduciendo que el y el obispo son una misma cosa...

Obispos:
Antes de 1983 eran vitalicios. Después de 1983 con el poder casi absoluto que le confiere en la teoría y la practica el Derecho de 1983, tendrán que presentar, obligatoriamente, su renuncia al Papa a partir de los 75 años, el Papa la aceptará cuando lo crea oportuno...


Obispos Auxiliares, vicarios episcopales, Arciprestes, Delegado Episcopal de Economía etc.:
 Después de 1983: Todas las participaciones del poder episcopal absoluto adolecen de los controles naturales que en derecho tenían los párrocos vitalicios, los canónigos vitalicios etc. Así, por ejemplo, el Delegado Episcopal de Economía, que en nombre del obispo, aunque él ni se entere, pide subvenciones a la Caixa, a ...

 El tal delegado, actuando cual fuera obispo, con todo su poder, puede llegar a destruir, bajo el simple y único pretexto de facilitar la visita turística de los tejados de Santa Mari del Mar,  como acaba de hacerse en Santa Maria del Mar. Ya sin fieles, ni Consejo Pastoral libre, se está en estos mismos momentos convirtiendo  la Capilla del Santísimo, de 1843, en Sacristía i Capilla.

Fuera de misas organizadas por alguna visita turística, actualmente en la única misa que se celebra a diario a las 7,30 de la tarde suelen asistir entre 5 i 8 fieles.

La anterior Sacristía será utilizada como base del ascensor para subir a los tejados de Santa María del Mar de cara a la visita turística de día y de noche. Para la noche se habrá iluminado con miles de bombillas las pasarelas...


Todo, cuanto está sucediendo en las parroquias que hasta el momento ha controlado el Delegado Episcopal de Economía..., como resultado al nuevo Derecho Canónico de 1983, se orienta, en la practica, mas al negocio, que a la buena pastoral, a no ser la Pastoral de la Derrota...

Opus Dei:
No puedo terminar sin opinar sobre los beneficios eclesiales que quizás se hayan originado o se originen a partir de 1983, con  la creación de la Prelatura del Opus Dei...

El domingo pasado día 8 de octubre, conversando con un sacerdote joven, y con poder real en el Arzobispado de Barcelona, en un momento de la conversación y ante mis comentarios dijo: "Ah, ya se, tu piensas en cánones", dejando claro que actualmente nadie, ni obispos, ni sacerdotes, no actúan bajo prisma de "derecho" alguno.

 Sobre la marcha, y según las conveniencias, pastorales a veces, de la "pastoral de la retirada", otras, todo se encuadra en lo que cada cual, según su personal parecer, va mejor a sus postulados.

Procedimiento Mafioso:
 Aunque admitiendo que etimológicamente la palabra "mafioso" no se adapta del todo a los hechos referidos o denunciados en mi entrada en el Blog, y demás, del dicho Procedimiento Mafioso, creo que, cuanto el tal cual refiere, es posible, precisamente, en el contexto  del Derecho Canónico de 1983.

La inexacta definición de Proceso Mafioso se fija o relaciona:

1º : En la declaración de la, inexistente, petición de jubilación,  de la que yo tuve conocimiento pasados tres meses...

2º : Al principio parecía que debería haber modificado el incorrecto "mafioso", pero si el dicho "proceso" había empezado  con decretos irregulares así ha terminado

El último documento de Mons. Mercier, secretario de la Congregación para el Clero, dice que habiendo admitido el cargo de "Adscrito" a la Parroquia de Nuestra Señor de la Mece, ello suponía que había admitido mi renuncia de párroco de Sant Pau del Camp. (Cf. Procedimiento Mafioso: www.santamariadelmartort.es)

El supuesto concepto  "mafioso", continua con el hecho de que el párroco de la Mercé, Juan Martínez Porcell responde el 21-11-2016 al nombramiento de Adscrito de 19-09-2016, y a la carta del mismo Sr. Arzobispo de 17-10-2016,  diciendo que no me necesita para nada etc. etc. (Cf. www.santamariadelmartort.es,  el tercer documento de la lista en la entrada Mercè).



El dicho Martínez Porcell habla en el dicho documento de 21-11-2016,  de alguna "posible sustitución": A tal efecto durante el mes de agosto en el que el tal Martínez Porcell hizo vacaciones un servidor no se movió de Barcelona con la idea de a ver en que consiste las imprecisas aclaraciones de la dicha carta de 21-11-2016....

¿Existe alguna relación que canónicamente sea equiparable o evaluable entre lo dicho por Mons. Mercier y la respuesta de Joan Martínez Porcell?.

¿No debe situarse todo en el concepto de Después de 1983? ¿Qué valor tiene, en realidad los hechos aquí relatados con los valores del Pontificado del papa Francisco...?

Dr. Francesc Tort Mitjans. 12 d`octubre de 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario